Inconvenientes y también inversión de la educación en México

Inconvenientes y también inversión de la educación en México

Miles de niños mexicanos toman clases en escuelas estropeadas.

El dato suena paradójico: en los últimos 4 años el gobierno mexicano ha gastado más de 47.500 millones de pesos, unos US$ 2.400 millones, para progresar las construcciones de sus escuelas.

Mas el dinero no basta para mejorar la evaluación del sistema educativo del país.

De entre los países de la Organización para la Colaboración y el Desarrollo Económico (OCDE), México tiene el peor desempeño en el aprendizaje de ciencias, lectura y matemáticas.

Son deficiencias que pretenden erradicarse con la Reforma Educativa decretada en 2013.

No obstante, cuatro años y miles de millones de pesos después, el país prosigue en el último sitio en la evaluación educativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Y es que el dinero, ha sido deficiente coinciden especialistas y autoridades.

De hecho, conforme organizaciones civiles existen cuando menos cuatro temas que mantienen el rezago en el sistema educativo del país:

Malas condiciones de las escuelas, inconvenientes en la formación de los maestros, control de la disidencia sindical en los instituciones educativas en cuatro estados y la exclusión que padecen miles y miles de alumnos que no pueden acabar sus estudios.

Sin mantenimiento, Hasta ahora, la inversión histórica en el presupuesto se concentra en dar el mantenimiento que por varios años dejó de aplicarse a los planteles.

Un tema urgente de atender pero es solo un paso, le dice a BBC Planeta David Calderón, presidente ejecutivo de la organización Mexicanos Primero, una de las más activas en el tema educativo del país.

En el país existen miles y miles de escuelas sin baños o en condiciones lamentables.

“El rubro de infraestructura es el que tiene avances más visibles, hay una diferencia importante con respecto a lo que se hacía”

“El cambio sí se aprecia, de un abandono y ausencia histórico bestial ahora hay un mínimo de infraestructura que no es la adecuada, tardará en llegar al resto del sistema”.

Algo en lo que no coinciden por completo las autoridades.

“Establecimos un nuevo modelo de infraestructura ligado al nuevo modelo educativo, no puedes separar los temas”, explica a BBC Planeta Héctor González de la Garza, directivo del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED).

“Mejores maestros con todo el proceso de capacitación y de evaluaciones que se efectúan así como el concepto de mejores escuelas ya está dando resultados tangibles ahora”.

Dinero insuficiente, La calidad de los planteles es una parte del rezago en el sistema educativo mexicano.

Se calcula que la inversión en infraestructura educativa será próxima a los US2.400 millones.

En dos mil doce, cuando inició el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, no estaba claro el número de escuelas –ni sus condiciones de operación- que existían en el país.

Un censo realizado a lo largo de más de un año en prácticamente todo el país reveló que casi la mitad de los 150.000 planteles no tenían drenaje.

Además, un quinto carecía de agua potable y en más de 40.000 no había baños o electricidad.

En esto se concentran los recursos. “Componer sanitarios es muy evidente, más hay que reparar la instalación hidrosanitaria y eléctrica que no necesariamente se ve más que es indispensable” “Debe tener agua para acceder al programa de bebederos, arreglar muros, pisos, techos, paredes, barandales, todo cuanto implique seguridad para pupilos y maestros”.

Sin embargo, a pesar de la cuantiosa inversión no va a ser posible resolver los inconvenientes en todos y cada uno de los planteles, Un estudio de Mexicanos Primero revela que el cincuenta y nueve por cien de las escuelas del país opera en malas condiciones. Solucionar los inconvenientes de todas no será posible en este gobierno.

La suspensión de clases en algunos estados afecta al sistema educativo de México.

“Se necesitarían otros seis años para que las escuelas salgan de una situación precaria a una admisible”, insiste.

El directivo del INIFED reconoce que la histórica inversión no alcanza para todo.

El programa Escuelas al 100, el mecanismo para aplicar los recursos, está dirigido a unos 33.000 planteles, los que se consideran “con mayores necesidades”.

El resto de las escuelas van a ser atendidas en la medida que se apliquen recursos oficiales de cada gobierno estatal.

En el país existen cuatrocientos cuarenta escuelas normales más conforme datos de Mexicanos Primero solo diecisiete de ellas tienen un nivel superior de educación.

El resto no cumple con los estándares internacionales, y en muchas de ellas existe un profundo activismo político que reemplaza a las clases, asevera Calderón.

Una parte de la responsabilidad es la Organizadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el ala disidente del sindicato de maestros.

El conjunto se opone a la Reforma Educativa y desde su promulgación, en dos mil trece, impide que se aplique en los estados donde la disidencia tiene mayor presencia: Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán.

Uno de los temas donde más hay resistencia es en la evaluación de los maestros, que forma parte central de la Reforma.

Las protestas de maestros descontentos con la reforma educativa son usuales en México.

La CNTE bloquea la aplicación de exámenes y asimismo suspende habitualmente las clases en miles de planteles.

El resultado es, afirma Mexicanos Primero, un bajo desempeño escolar de los pupilos en las entidades con dominio de la disidencia.

“La formación de maestros sigue estando casi en exactamente el mismo estado que cuando comenzó la reforma, se creará un desajuste”

Y en esto poco ayuda el dinero. “Mucho del efecto positivo de tener mejores escuelas no va a fructificar hasta el momento en que no haya mejor formación de los maestros”.

“Si no cambias la lógica de las relaciones de aprendizaje tendrás un mejor escenario para el mismo descalabro, el logro de aprendizaje depende sustancialmente de las relaciones de aprendizaje entre pupilos y maestros”.

Indígenas, los más vulnerables, uno de los inconvenientes de fondo es la forma como durante décadas se dieron las clases en México, con base en un modelo de memorización y no de entender lo que se estudia.

A pesar de la “inversión histórica” hay problemas estructurales que no serán solucionados.

Es una de las razones de la evaluación negativa del país ante la OCDE.

Pero también de la exclusión de miles de pequeños en las escuelas. En verdad de cada cien estudiantes de educación básica sólo cincuenta y siete consiguen ingresar al bachillerato.

El caso más grave ocurre en las comunidades indígenas. Según Mexicanos Primero solo 2 de cada diez estudiantes de esos alumnos aprenden lo que se espera en los programas escolares.

Una de las razones es el abandono histórico que padecen. Las escuelas con peores condiciones en el país, por servirnos de un ejemplo, se encuentran en comunidades indígenas.

Los maestros en esos planteles reciben menos apoyo que sus compañeros de otros lugares, y el presupuesto para sostener las escuelas ha sido mínimo.

“Apenas se crean las condiciones mínimas de convivencia, seguridad y resguardo de los pequeños. Es una deuda de justicia”.

Inconvenientes y también inversión de la educación en México
Inconvenientes y también inversión de la educación en México